Resumen

¿Alguna vez te preguntaste cómo es que la gente que parece perfectamente razonable, inteligente y considerada de algún modo jamás aprende a ser puntual? Es como si estuvieran en un estado de negación perpetua cuando se trata de su tardanza. ¿Cómo es posible? Te preguntas, cuando llegan crónicamente tarde a cada cita en su vida. Tomémoslo desde aquí, para una persona para quien la puntualidad ha sido siempre una bestia elusiva – es posible que sea constante y sorpresivamente impuntual para otros, y hay maneras de romper este hábito.

Filed under: Como mejorar tu puntualidad | No Comments »

Pasos

Paso 1

Manejo del tiempo. Mucha gente llega tarde porque se dan cuenta repentinamente, en un instante, que hay ciertas cosas que deben hacerse antes de partir. ¿qué tareas o actividades no te permiten llegar a tiempo? ¿Qué tareas o actividades puedes dejar para después, y cuáles puedes realizar antes? Considera, por ejemplo, qué es lo que comúnmente hacés antes de irte al trabajo en la mañana. Debes escoger lo que usarás y sacarlo de la secadora, peinar tu pelo y cepillar tus dientes, cortar fruta para el desayuno, colocar los libros de cocina de vuelta en su lugar y organizarlos del modo que te gusta, etc.
En esa lista, hay actividades que podrías haber realizado la noche anterior (sacar la ropa de la secadora, decidir qué vestir para el trabajo, y aún cortar algo de fruta), cosas que debes hacer por la mañana (peinar tu pelo y cepillar tus dientes) y, finalmente, cosas que puedes dejar hasta que regreses a casa del trabajo más tarde (organizar tus libros de cocina).

Paso 2

¿Adónde se ha ido el tiempo? ¿Quedas envuelto entre tus propios pensamientos, te pierdes en un artículo de una revista o te quedás paralizado en medio de un programa de TV sin importancia, sólo para finalmente darte cuenta que deberías haber estado bañándote, vistiéndote, preparando ideas o realizando cual otra actividad vital preparatoria para llegar a tiempo? Pensaste que habría suficiente tiempo para relajarte antes de prepararte, pero resulta que estabas equivocado nuevamente. ¿Y adivina qué? Estás sorprendido… otra vez. ¡Haz las cosas importantes primero! Cuando estás completamente listo para partir, ahí podrás ver cuánto tiempo de sobra tienes para mirar Star Trek por décima novena vez.

Paso 3

Prediciendo el tiempo de viaje. Haz el esfuerzo de observar la duración promedio de tu viaje. Si tu ruta no te es familiar, date tiempo de sobra por sobre el que tu mente te dice que sería suficiente. Observa el clima y las noticias del tráfico.

Paso 4

Apunta a llegar a horario. Debajo de todo el desconcierto y la falta de progreso hay una genuina diferencia en la percepción del tiempo en sí mismo. Pídele a un amigo que te diga la hora sin mirar el reloj. Si tienes un problema con ser puntual, apuesto que su hora estimativa será más acertada que la tuya.
¿Entonces tu meta constante es llegar a tiempo y aún así llegas constantemente tarde? Bien, puedes preguntarte acerca de la causa raíz hasta que baje el sol del cielo o puedes simplemente hacer un pequeño ajuste. Es como un jugador de bolos para quien su bola constantemente termina en el lugar perfecto justo antes de llegar a loas clavijas; cambiando su posición hacia la izquierda, puede ser capaz de lograr un buen tiro. Si apuntas a llegar a tiempo, pero siempre terminas estando tarde, entonces apunta a llegar temprano. La consistente puntualidad ha de ser el feliz resultado de tu ajuste.

Paso 5

Haz de la puntualidad una prioridad. Por más que me haya dicho a mi mismo y a otros que nunca podía entender por qué llegaba siempre tarde, he llegado a los términos en que tal vez se la razón más fundamental para mi impuntualidad: nunca he hecho de la puntualidad una prioridad. Mi poco énfasis se convirtió en una minusvalía. Y así y todo sabía que, para muchas personas importantes en mi vida, la tardanza se convertía en una falta de consideración por ellos y su propio tiempo. Todos los demás logran llegar a tiempo la mayor parte de las veces, ¿verdad? Lo logran hacienda el esfuerzo de planear de antemano, manejar su tiempo, considerar el viaje y sus factores como el clima, y examinar su propia tendencia a perder el tiempo. Tú puedes hacer todo esto también. La gente importante en tu vida espera que lo hagas.
Tal vez llegas a tiempo para todo encuentro de negocios y social en tu vida, pero si has leído hasta aquí, apuesto a que eres más como yo siempre fui – tus intenciones son buenas, y aun así, para tu propia sorpresa, nunca pareces lograr la puntualidad. Pero no te resignes a un futuro de constantes llegadas tarde. Reemplazando malos hábitos con buenos, te puedes convertir en ese puntual amigo, compañero de trabajo o familiar que siempre has querido ser.

Filed under: Como mejorar tu puntualidad | 1 Comment »